jueves, 14 de abril de 2016

De vuelta al camino de la sanura

De vez en cuando me gusta coger algún producto que sea algo más sano que lo que suelo probar,es como una limpieza de conciencia culinaria.
Es como si fuera a confesarme por todos los productos que han ensuciado mi alma,me confieso ante un apio y él limpia mis pecados.
En este caso el producto elegido es una especie de paté,hecho de pimiento y anacardo.
El sabor que predomina es el del pimiento,totalmente,sabe a pimiento morrón,el anacardo no lo noté mucho,a lo mejor si lo quitan y lo vuelvo a probar cambiaría de opinión.Ya sabéis que uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde y yo no quiero perder al anacardo.
Por si a alguien le pica la curiosidad o le gustan estos productos lo compré en Aldi y me costó casi 2 euros,el anacardo es que está por las nubes.
A mí al principio no me disgustó,pero la verdad es que la  segunda vez que lo saqué fue la última,se me hizo muy cansino.
Pruébalo: si tu también tienes que expiar tus pecados gastronómicos o si te gustan este tipo de cosas.
No lo pruebes: si eres ateo y del apio lo único que te gusta es el color.
Por cierto,esta semana me he dado cuenta de que estamos a una letra de ser o educado o un degenerado.
Me explico,cuando mandamos un correo,sobre todo si es en el trabajo,la mayoría nos despedimos con: un saludo.
Pues he notado que la u y la i están demasiado juntas y claro,no es lo mismo poner: un saludo,que :un salido.

14 comentarios:

  1. Ostras no me llama nada, prefiero pecar con productos menos sanos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, yo también prefiero seguir pecando.

      Eliminar
  2. Esto si que no me hace probrarlo, en abosuluto. Arrghhh!!

    El que decidió poner el orden de las letras en el treclado, tuvo que estar poseído o ido, jajaja. Porque una sola letra, cambia totalmente el sentido de la palabra, como bien pones en tu ejemplo!!!

    Un besazo, guapetón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio no está mal,pero luego.......
      Sí, el que puso las letras era un cachondo, porque además, poner la b y la v juntas también lleva a equívocos.
      Un besazo!!!

      Eliminar
  3. De manera que te has despedido diciendo 'Un salido', ¿verdad? XD

    Este producto no es para mí, oyes. Me mola el pimiento. Me mola el anacardo. Me mola el paté. Pero así, todo junto y bien revuelto, no termina de apetecerme. Pero bueno... para gustos los colores, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios no lo he llegado a poner,pero he estado a puntico.
      Es solo pimiento y anacardo,pero aún así el resultado es raro,para los que no estamos acostumbrados a este tipo de productos.

      Eliminar
  4. Estos productos limpian tu conciencia... hasta cuando? Cuantas gorrinerias probarás hasta volver al apio y sus familiares verdes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta dentro de muchas gorrinerias más no me toca volver al apio.
      Esto es un limpiador de conciencia de larga duración.

      Eliminar
  5. No me llama! Prueba con el guacamole para espiar pecados, es sano y está riquísimo!

    ResponderEliminar
  6. Vaya, pues a mi me parece una cosa rica rica para poner encima de unos filetes o hacer unos cachopos rellenos de esta crema jajaja

    Lo mismo el anacardo no te sabe a nada porque ya de por si no sabe mucho. Los veganos lo usan para hacer tartas de queso, así que imaginate cuan poco tiene que saber una vez molido jajaj

    Un saludo Jorge!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un paté extraño,pero estoy seguro de que los veganos le encuentran infinidad de usos.
      Un saludo María!!!

      Eliminar
  7. ¡Hola! Pues esto no creo que lo pruebe, porque no soy muy fan del pimiento morrón. Me lo como en la ensaladilla rusa porque hay más ingredientes, pero solo no me vuelve loca. Y en textura de paté menos aún. Prefiero el pimiento normal.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces esto no te va a gustar nada de nada,porque sabe a pimiento morrón un montón.

      Eliminar